Análisis Mushishi

¿Sería posible que una serie tranquila, que fluye a través de la pantalla del televisor sin prisa alguna y sin apenas darnos cuenta, te narre cientos de cosas y como ha venido, se vuelva a ir? Estoy hablando de Mushishi, algo tan relajante y tan puro que a veces puede llegar a contarte el final sin que el que lo ve llegue a darse cuenta de absolutamente nada.

Antes de empezar con el análisis, no está de más comentar que la serie es un espectáculo audiovisual sin precedentes, algo que quien quiera que la vea llega a disfrutar de ella sin ninguna prisa; ya que se aleja totalmente de lo que estamos acostumbrados a ver hoy en día. Si alguien decide echarle un vistazo, pero no es capaz de pasar tranquilamente 22 minutos delante de la pantalla, es una pena, pero esa persona no está hecha para Mushishi.

  • Nombre original: Mushishi
  • Estudio de animación: Artland
  • Año de publicación: 2011
  • Versión utilizada para el análisis: DVD (Selecta Visión)
  • Número de discos:  6 (3 Slim Box con 2 DVD cada uno)
  • Número de episodios: 26
  • Duración del volumen: 650 minutos
  • Género: Seinen, Misterio, Fantasía, Aventura, Sobrenatural, Recuentos de la vida, Drama, Histórico
  • Clasificación: Recomendada para todos los públicos

Argumento

Las premisas que presenta la serie son tanto sencillas como profundas. Por un lado, al principio se demoran un poco en presentar al que será el hombre sobre el que se desarrolla todo el entramado de la serie: Ginko. Y una vez que nos lo ponen en pantalla, el mismo Ginko deja muy claro de qué va todo esto; es un mushishi, un experto en mushis. Pero, ¿qué es un mushi?

En simples palabras, un mushi es la forma más básica de vida conocida que existe con el simple propósito de estar en el mundo. Para la mayoría de los habitantes del planeta son completamente invisibles, pero para cierto tipo de personas no -como Ginko por ejemplo- y se dedican a viajar por el mundo en busca de ellos.

Mushishi - 1

¿Pero sólo se dedica a viajar para buscarlos? No exactamente, porque un mushi puede imitar y desarrollador funcionalidades de plantas, animales, enfermedades o incluso fenómenos atmosféricos causando ciertos problemas a los seres humanos, animales y plantas que estén a su alrededor. Por ello, los mushishi se dedican a viajar por el mundo para arreglar estos desperfectos.

La trama de la serie es episódica, eso quiere decir que cada capítulo es una nueva historia que fascinará a nuestros sentidos. Ginko se encargará de amenizar las historias gracias a su habilidad con los mushi, mientras que los personajes harán lo suyo como coprotagonistas en cada uno de los episodios. Esto quiere decir que en cada uno de ellos, la serie renovará su estilo y pureza dando un aspecto brillante e interesante.

Gracias a la conexión que Ginko logra hacer en tan poco tiempo con los humanos afectados en cada uno de los capítulos, y a su vez con los mushi, la serie busca aflorar sentimientos ocultos que en la vida real no se podrían transmitir con tanta facilidad. Empatía, por ejemplo, o una tristeza inexplicable sobre alguien a quien acabas de conocer. Ese tipo de cosas hacen que Mushishi sea una serie única y especial, además de una experiencia asombrosa.

Animación

La empresa de animación que tuvo el placer de dar vida, y de hecho aún sigue porque la serie tiene varias temporadas adaptando el manga, a la serie original de Yuki Urushibara es Artland; quien es conocida por otros proyectos como por ejemplo Katekyo Hitman Reborn. Pero Mushishi tiene varios toques que la hacen especial.

Una característica en los personajes, a pesar de presentar rasgos muy definidos aunque toscos en ciertas ocasiones, es que a veces sus caras no se muestran en pantalla hasta que se cambia el plano; a veces pueden llegar a persistir un tiempo aunque el enfoque sea otro muy diferente. Un detalle algo curioso que puede agobiar a algunos, pero que a otros quizás les resulte interesante a la par que intrigante.

Mushishi - 2

Por otro lado, lo más llamativo de la serie son sus diseños en los escenarios, los cuales maravillan por el simple hecho de aparecer en pantalla. Hay variedad y podremos ver a Ginko recorrer montañas, playas, pueblos, valles, etc. En especial, se enfocará el brillo en valles, o se apreciará un ambiente tétrico en los pueblos que requieran de cierto misterio.

Artland, por su parte, ha dotado a los mushis de un misterio impresionante, sabiendo captar muy bien la esencia de la obra original y poniendo cierto brillo y oscuridad según sea necesario. Aunque claro, puede ser que el diseño de la serie no sea del gusto de todos los que la vean, pero seguro que si pueden mirar un poco más hondo, en lo que a calidad artística y visual se refiere, puede llegar a maravillar.

1 2

Compártelo

José David Muñoz

José David Muñoz

Cordobés de 24 años que reside en Madrid para estudiar Historia del Arte. Amante de todo y nada a la vez. Me encanta el anime y el manga, soy heavy de pura cepa y rockero de espíritu. Adoro hablar y comentar sobre videojuegos siempre que puedo, y por supuesto jugarlos; sobre todo plataformas, acción, y J/RPG. Mi corazón puede ser débil y a veces ceder, pero en el fondo siempre tengo una luz que nunca se apaga.

No hay comentarios

deja el tuyo