La voz de TecnoSlave – Recomendaciones 06/02-12/02

Gunstar Heroes (Yeray Castro)

Treasure. Este nombre hará que muchos piensen en Guardian Heroes, Silhouette Mirage, Radiant Silvergun, Ikaruga o Sin & Punishment (entre otros). Y son unos juegazos como la copa de un pino, todo sea dicho; este estudio ha sido un referente en calidad. Pero vayamos al comienzo de todo, a su primer juego: Gunstar Heroes. Fue el título con el que debutaron estos exempleados de Konami. Y menudo debut.

El punto fuerte de Gunstar Heroes es su jugabilidad. El movimiento es lateral, podemos saltar y contamos con cuatro tipos de armas diferentes. Hasta aquí todo normal, no se diferencia mucho de otros run and gun como Contra o Metal Slug. La diferencia es que, aunque empecemos con un arma de nuestra elección, más adelante podremos llevar dos tipos de arma distintos y, lo más importante, podremos combinar ambos tipos de armas para crear un híbrido de ambas. Huelga decir que esta variedad, junto con el salto y el ataque aéreo con el que podemos golpear a los enemigos, da lugar a una gran cantidad de diferentes estilos y formas de afrontar un nivel. Esto añade indudablemente a la rejugabilidad del título: aunque podemos encontrar un estilo en el que estemos cómodos, ¿por qué no experimentar con todas las posibilidades? La selección de armas puede hacer que cambie completamente la forma de ver un nivel. Que no pare la diversión.

Como cabría esperar, del mismo modo que hay niveles bastante variados, los jefes también lo son. Es imposible aburrirse, pero tampoco puede uno dormirse en los laureles: el juego supondrá cierto desafío, sobre todo en el nivel de dificultad más alto. Mención especial al jefe Seven Force, que en el modo difícil hace que más de uno se tire de los pelos con sus distintas formas y patrones. Eso sí, divertidísimo este enfrentamiento.

Y es que Gunstar Heroes es un no parar. Cuando no estés corriendo por un nivel despachando enemigos a diestro y siniestro, lo estás en una mina a toda velocidad alternando entre el techo y el suelo o enfrentándote a un jefe en una buena pelea. Y todo esto con la dosis de espectacularidad que el juego merece. La presentación del juego es genial, no solo por el estilo gráfico, sino también por la variedad de efectos usados. Y, por supuesto, con una banda sonora a la altura de lo esperado.

Si con esto os han entrado ganas de jugar a esta joya, que espero que sí, estáis de enhorabuena: es un juego fácilmente accesible a día de hoy. Más allá de su versión original para Sega Mega Drive o su posterior port a la Sega Game Gear, también podemos disfrutarlo en varias plataformas más actuales, como PlayStation 2, PlayStation 3, Xbox 360, Nintendo 3DS y Steam.

No hay excusa para no darle una oportunidad y, más que probablemente, enamorarse de este clásico.

Koudelka (Jessica Santana)

Sin lugar a dudas, en la querida primera Playstation nacieron entregas o incluso sagas que muchos guardamos mucho cariño; más en concreto tuvo bastantes joyas del género RPG que nos enamoraron, quedándose en nuestra memoria por muchos años que pasaran. Al igual que salieron de este género juegos de renombre, claro ejemplo Final Fantasy VII, otros pasaron bastante desapercibidos a pesar de su calidad. El primer videojuego que se me ocurrió fue The Legend of Dragoon, uno de mis favoritos, pero pensé que sería mejor traer uno aún menos conocido: Koudelka.

Este RPG fue una apuesta bastante arriesgada por parte de Sacnoth, mezclando temática propia de un Survival Horror (aunque muy ligeramente), fue muy original en su época. En Koudelka viajamos al año 1898, donde nuestra protagonista llega a un monasterio abandonado lleno de monstruos y fantasmas. Lo que no esperaba ella es que este hecho cambiaría su vida para siempre. Por supuesto, esta muchacha no será la única que recorrerá este mortal lugar, a lo largo de su aventura se encontrará otros dos personajes, formando un trío de lo más singular y variopinto.

Durante los combates por turnos predominará la estrategia, aunque esta no es excesivamente complicada. Podremos recorrer el escenario desplazándonos por casillas en nuestro turno, además de escoger entre atacar con nuestra arma y/o emplear la magia. No trae ninguna novedad en este aspecto al género, pero sí es importante saber repartir sabiamente los puntos a nuestros personajes en sus estadísticas una vez subimos de nivel, ya que resulta obvio que cada personaje tiene sus puntos fuertes y débiles del comienzo y hay que saber sacarles partido.

Un punto a favor (o no tanto, depende desde que punto lo mires) es que, al contrario de lo que nos tiene acostumbrados otros títulos del género, Koudelka es un juego muy corto, que perfectamente puedes pasarte en 10 horas. Para quienes tengan poco tiempo para jugar, seguro será un alivio, aunque ciertamente te deja con ganas de más. Para enmendar un poco esto, cuenta con un boss opcional bastante complicado y un total de tres finales distintos dependiendo de cómo actuemos en determinados momentos. Es muy sorprendente cómo conseguir el final bueno.

En el apartado gráfico, si bien a estas alturas está muy desfasado, en su época lucía realmente bien, con unas escenas que quitaban el hipo y, hay que decirlo, un apartado sonoro poco variado pero con un doblaje en español bastante bueno para la época.

Si queréis un RPG distinto, no demasiado largo, con buenos combates, personajes variopintos, una historia repleta de misterios y sobrenatural con puzzles, no dudes en echarle un ojo a esta joya olvidada, pero de indudable calidad, que cumple 17 añitos.

Banjo-Tooie (Felipe Trinidad)

Ay, chicos. ¿Os acordáis de cuando Rare molaba? Sí, mucho antes de que Microsoft la comprara y los obligara a trabajar en Kinect y en juegos como Barrio Sésamo. Sí, esa época dorada en la que Pokémon Stadium lo petaba en las N64 y aún nadie sabía lo que era Steam, excepto los que pensaban que era vapor en inglés. Esa época donde apareció un pequeño género que duró poco, pero dejó una enorme huella, una suerte de mezcla entre los Metroidvania y los plataformas. Sí, amigos, hablo de los Collectathon, y entre ellos me gustaría hablar de uno al que le tengo mucho cariño: Banjo-Tooie.

Banjo Tooie es un titulo para la N64, secuela de Banjo Kazooie, aunque no hace falta haber jugado a este para entender el argumento (si hay alguno, vaya). Trata del oso Banjo y del ave Kazooie, que quieren revivir a su amigo Bottles el topo porque la malvada bruja Gruntilda lo ha matado como venganza. Vale, el argumento no es para tirar cohetes, pero da igual, porque su jugabilidad lo compensa con creces.

Como he dicho antes, Tooie es un Collectathon, un género casi extinto (salvo por A Hat in Time y Yooka-Laylee) y se basa en la exploración y la obtención de unos items, en este juego llamados Jiggies, para poder entrar en los siguientes mundos y conseguir más a partir de misiones y así sucesivamente. La gracia está en que todos los niveles, aparte de ser enormes y llenos de ambientaciones únicas para su época (como los Picos Fuegohelados, una suerte de volcán unido a una zona ártica), te permiten conseguir nuevos movimientos. Estos, a su vez, pueden ser utilizados en los otros niveles para desbloquear un sinfín de elementos. Así puedes conseguir cosas como separar al dúo para pasar por dos lugares a la vez, como convertir a Kazooie en una ametralladora de huevos.

Porque el humor es otro de los puntos fuertes de Tooie, que no se toma en serio a sí mismo para nada y que se aprovecha de ello en la jugabilidad. Entre otras cosas, el juego pasa de ser un plataformas a ser un Shooter en primera persona, luchas contra un globo con forma de dinosaurio e incluso hay casos en el que (y lo digo completamente en serio) te puedes convertir en una lavadora que lanza calzoncillos.

Hablaría de muchas cosas más, pero para resumir, diré que este fue uno de los últimos títulos con frescura de Rare antes de hacer ese desastre con patas llamado Nuts & Bolts. Ahora espero que Yooka-Laylee, de Playtonic, grupo formado por antiguos desarrolladores de Rare, me traiga la esperanza que necesito para confiar en la vuelta de los Collectathon.

Compártelo

TecnoSlave Staff

TecnoSlave Staff

Somos TecnoSlave, el equipo detrás de este sitio web. ¿Nuestra intención? Escribir sobre videojuegos y más ámbitos de interés. ¿Nuestro público? ¡Vosotros! Y estamos altamente agradecidos de que os interese nuestro proyecto.

No hay comentarios

deja el tuyo


X