Impresiones jugables: Final Fantasy XV: Episode Gladiolus

Final Fantasy XV se ha convertido en uno de los RPG más esperados de los últimos años, quizás por la larga espera. Por desgracia, su desarrollo largo y problemático acarreó una serie de problemas que descontentaron a muchos de sus fans. No obstante su equipo directivo, que ya había demostrado antes estar al tanto del feedback de sus jugadores, ha puesto cartas en el asunto solventando algunos de los problemas más notables. Así, con la actualización 1.0.7 del juego se añaden, no solo mejoras al infame decimotercer episodio, si no que cuenta con una nueva ruta jugable dentro del mismo.

Esta nos permite avanzar por Zegnautus, la fortaleza imperial, de forma paralela a Noctis mientras controlamos a Gladio. Pese a que argumentalmente no revela demasiado — aunque sí ayuda a complementar  — compensa ofreciendo una jugabilidad agresiva y adictiva. Estos primeros pasos con el Escudo del Rey sirven luego para adaptarse al primer DLC del juego, que aprovecha al máximo las capacidades jugables del personaje.

Episode Gladiolus se centra en los momentos posteriores a la derrota de Gladio a manos de Ravus, comandante del ejercito imperial. Amedrentado por haber sido vencido, Gladio decide buscar la ayuda de Cor, el Inmortal, para obtener la fuerza que le haga merecedor de su título. Esto les llevará a adentrarse en las ancestrales ruinas de Lucis, un lugar oculto, plagado de las almas de antiguos guerreros que aguardan a aquéllos dignos de proteger a un rey.

Aunque no podemos contaros más sin colaros algún spoiler, es menester mencionar que el episodio sirve reforzar esa visión tan humana de sus personajes que ya se muestra en el propio título. Asimismo también se permite ahondar, de forma muy ligera, en la riqueza del lore de su mundo. Pese a todo, la falta de contenido argumental es notable y no añade nada nuevo ni relevante a la historia original.

Donde sí destaca Episode Gladiolus es en su sistema de combate. Se aprovechan los movimientos de Noctis con la espada pesada pero se les añade dinamismo y fuerza. Los golpes de Gladio son pesados pero contundentes y él aprovecha a la perfección el peso del arma para lanzar arrolladores combos. A ello se une la posibilidad de utilizar ciertas habilidades especiales, que ganan poder a medida que se aumenta el daño realizado, y la opción de cubrirse con el escudo para devolver potentes contra ataques. No falta tampoco, al más puro estilo Hack n’ slash, un multiplicador de daño que impulsa al jugador a librar las batallas de forma frenética.

Su banda sonora resulta escasa pero efectiva. Destacan los temas realizados por Keiichi Okabe, — que hace unos días nos emocionaba con NieR: Automata — “Shield of the King” y “Battle on the Big Bridge”, que ayudan a ofrecer tensión y emoción en los momentos más importantes del episodio. El resto están marcados por la presencia de ritmos duros, rápidos y contundentes. Parece que la propia música del juego incite al jugador a arrollar contra todos sus enemigos, algo que funciona especialmente bien en el modo ‘Suma y sigue’. En este deberemos acabar con todos los enemigos en un límite de tiempo, y cada cadena de golpes sumará un número determinado de puntos al marcador.

El apartado artístico vuelve a ganar protagonismo con su gran uso de la iluminación. La variedad de paisajes, teniendo en cuenta la corta extensión del episodio, resulta enriquecedora, en especial los que se encuentran al aire libre. La caracterización de cada punto resulta esencial para tratar su historia y consigue resultar orgánica y creíble.

Episode Gladiolus es lo prometido por sus desarrolladores. No soluciona los problemas argumentales del título y no añade demasiado a su historia, aunque sirve para mostrarnos una faceta más humana del personaje. Su sistema de combate se complementa con su banda sonora para ofrecer acción en estado puro, combates frenéticos y batallas contra enemigos finales muy estimulantes. Además, su contenido adicional lo hace rejugable y disfrutable tras completar su argumento. Sin duda resulta una gran apuesta para todos los seguidores del juego.

Compártelo

Oscar Martínez

22. Crecí entre mangas, novelas y broncas del profesor Oak. Ahora estudio programación con la meta de desarrollar videojuegos mientras hablo sobre ellos en mi tiempo libre. Mis grandes pasiones son la música y los videojuegos. El género RPG en particular es mi perdición.

No hay comentarios

deja el tuyo


X