Inicio Análisis ANÁLSIS | Guilty Gear Xrd Rev 2

ANÁLSIS | Guilty Gear Xrd Rev 2

escrito por Mario Escobar 18 Junio, 2017

Análisis Guilty Gear Xrd Rev 2

Cuando un jugador piensa en un videojuego de peleas, siempre tiene en mente cosas como Tekken o Street Fighter. O puede que el difunto Soul Calibur, cuya última entrega fue un free-to-play de Playstation 3 bastante mediocre. Pero aquellos que están algo más metidos en el mundillo de los videojuegos a nivel competitivo (o, simplemente, que les gustan los juegos más anime, si es que tal cosa es un calificativo) conocerán Arc System Works, desarrolladora famosa principalmente por sus dos sagas de juegos de peleas: BlazBlue y Guilty Gear. Si bien BlazBlue está ya (supuestamente) terminado como franquicia, Guilty Gear, una saga más longeva, sigue al pie del cañón, sacando cada vez más y más juegos. Y no fue hasta hace unos años que salió Guilty Gear Xrd -SIGN-, título en el que Arc System Works pasó de los típicos sprites 2D a un modelado 3D en Unreal Engine manteniendo, eso sí, el estilo 2D clásico de los juegos anteriores. Hoy nos encontramos aquí para hablar de la última entrega, Guilty Gear Xrd Rev 2.

Guilty Gear Xrd Rev 2«Ah, Rev 2 suena a segunda parte de algo», diréis algunos. Y teniendo en cuenta que el título anterior era Guilty Gear Xrd Revelator… pues estáis equivocados. Es, simplemente, una versión mejorada de títulos anteriores, porque llamarlo Guilty Gear Xrd Super Revelator quedaría bastante feo. Es una versión tan mejorada que, directamente, usa el mismo set de trofeos del juego anterior, para que os hagáis una idea. «Entonces, si tengo Revelator… ¿debería comprarme Guilty Gear Xrd Rev 2?». Pues ahí ya no voy a decir si sí o si no, es cosa de cada uno. Realmente, si tenéis todos los DLCs de Revelator, únicamente hay dos personajes nuevos: Baiken y Answer. Haya tranquilidad. No vais a tener que comprar el juego entero para disfrutar de los nuevos personajes y diversas mejoras que incluye el título. Hay una actualización de Revelator a Rev 2 por unos 17 euros en la PlayStation Store y unos 19 en Steam, más o menos la mitad de su precio completo en Amazon. Esta actualización de pago, por cierto, incluye a los anteriores personajes DLC. Así que si no los teníais, ¡enhorabuena! Y si los teníais… lo siento.

El modo historia del juego, desarrollado a modo de visual novel, no es más que una mera excusa desarrollada pobremente para ver a los personajes dándose de leches. Una historia poco desarrollada que funciona muchísimo mejor en el modo arcade, la típica sucesión de combates en las que iremos viendo poco a poco cómo se desarrollan un poco las historias de los personajes y cómo se cruzan unos con otros con otros. Más allá de eso, la trama vuelve a ser un trasfondo que no alcanza los niveles de otros juegos de la empresa, como fue el magnífico BlazBlue Chronophantasma.

Si bien el guión del juego no es (lógicamente) su fuerte, el resto de apartados técnicos del juego son más que notables. Los gráficos del juego son espectaculares, sin ir más lejos. El cell shading de los personajes es una pasada y ver a los personajes en acción es simplemente espectacular. En tema de diseños de personajes no estoy tan contento, he de decir. Específicamente por uno de los nuevos personajes. Estamos ante un juego japonés y, como tal, el fanservice va a ser más que obvio, especialmente en personajes femeninos. Sí, muchos son personajes que ya existían con anterioridad, como Baiken. Pero la Baiken que yo recuerdo llevaba un poco de escote, tenía unos pechos de un tamaño modesto y, en general, no resaltaban demasiado. De un juego a otro, los personajes cambian, y con ellos, los gustos de los fans (y los desarrolladores). La Baiken que podemos ver ahora mismo no es más que un personaje clarísimamente sexualizado, con unos pechos con física propia de la que la gente de Dead or Alive estaría orgullosa. Y bueno, lo mismo es aplicable a I-No o a Elphelt (personaje que, por otra parte, me parece interesantísimo a la hora de jugar). Dejando este pequeño inciso de lado, los diseños están muy cuidados para los gustos japoneses y tenemos un más que colorido reparto.

El juego, volviendo a las connotaciones positivas que tiene, es sobresaliente en cuanto a mecánicas de lucha, estilos de lucha de los personajes y equilibrio de los mismo (o, al menos, hasta donde mi nivel de habilidad me permite comprobar). La forma de ejecutar los ataques especiales sigue siendo principalmente los míticos cuartos de vuelta y botones de ataque que, unidos a otros combos y con la práctica necesaria, dan lugar a unos espectáculos visuales de combates mayormente aéreos que podrían dejar a más de uno con la boca abierta. El sistema de combate se va puliendo cada vez un poco más entrega tras entrega y da lugar a unos combates increíbles, especialmente para disfrutar con amigos en un enfrentamiento uno contra uno en la misma consola. Aquí tenéis una pequeña demostración de cómo luce el juego en acción (y sí, no soy el mejor jugador de esto del mundo).

Pero, ¿qué sería de tal somanta de palos sin una sinfonía que la acompañara adecuadamente? Obviamente, nada. El motivo por el que yo entré a jugar los juegos de Arc System Works fue la banda sonora. El señor Daisuke Ishiwatari es, posiblemente, uno de mis compositores de música de videojuegos favorito. Su estilo, que varía entre death metal, power metal, thrash metal e incluso rock ochentero y versiones metaleras de música típica japones, hace que cualquier persona con cierto gusto por las guitarras a todo trapo y el doble bombo se interese por sus composiciones. Todo esto sumado a los increíbles temas vocales que nos podemos encontrar en el juego como Wanna Go Crazy, Heavy Day o el más reciente Break a Spell hace que la banda sonora sea digna de escuchar aunque no juguemos a estos juegos. El siguiente paso lógico es jugar a un título donde Ishiwatari haya compuesto la música y seguir disfrutando más o menos en directo de sus composiciones. Los combates, sin música, son visualmente espectaculares. La música al escucharla por tu cuenta, bien podría ser una canción de tu grupo de metal favorito. ¿Qué sucede al juntar ambas cosas? Una sensación apabullante para todos los sentidos. Tener algo de habilidad (no al nivel de hacer combos de 80 o más golpes, sino el poder hacer cuartos de vuelta con relativa facilidad) y colegas con los que jugar con un nivel de habilidad similar, hacen de este juego un título imprescindible. Si cumples estos requisitos, claro está.

Guilty Gear Xrd Rev 2

Guilty Gear ha sido siempre uno de mis juegos favoritos de peleas, por encima de los clásicos Street Fighter y Tekken. Puede que se deba a su velocidad, pude que sea por su música. O, seguramente, puede que sea por una mezcla de todo. Aunque en realidad he de confesar que BlazBlue me gusta más, Guilty Gear sigue estando en un pedestal por ser el primer título de peleas que descubrí y me metí lo suficiente en su mundillo. Y, juego tras juego, Arc System Works no hace sino mejorar su producto, refinarlo para llevarlo a ser de la más alta calidad. Si sois como yo y no os gusta Tekken y tenéis ganas de un título de peleas más o menos actual, Guilty Gear Xrd Rev 2 es vuestro juego. De cabeza.

Puede que también te interese

Dejar un comentario ...

X