Portada DestacadosAnálisis ANÁLISIS ǀ Rage 2, cantidad no es igual a calidad