Análisis Hotline Miami

Dennaton Games es la responsable de este arriesgado y sorprendente arcade. Hotline Miami es un homenaje a las dos dimensiones y, por ende, a las grandes joyas que llegaron durante los años 80 al mundo de los videojuegos. Métete en la piel de un misterioso antihéroe sin escrúpulos y no dejes títere con cabeza, pero ten cuidado: un movimiento en falso y acabarás tiñendo las paredes de Florida con tu propia sangre.

  • Plataforma: PC
  • Desarrollador: Dennaton Games
  • Distribuidor: Devolver Digital
  • Fecha de lanzamiento: 23 de octubre de 2012
  • Género: Acción en 2D / Arcade
  • Idioma: Textos en inglés
  • Requerimientos mínimos:
    • Windows XP / Windows Vista / Windows 7
    • 1.8 GHz de procesador
    • 1GB RAM
    • Gráfica compatible con Direct X 9.0c
    • Ratón
    • Teclado

Corrupción en Miami

La sensación que recorre tu cuerpo cuando empiezas a jugar por primera vez es de sorpresa y asombro, quizá distancia; aunque tras las primeras pinceladas rojas de la trama, esa sensación se transforma en una imperiosa necesidad por seguir adelante. No sabes por qué, pero quieres seguir jugando. En el juego, tomas el control de un personaje que asesina a multitud de personas por encargo todos los días. La gracia de la historia es que no sabes por qué actúa así. Matar no está bien y lo sabes, pero no piensas en ello y te diviertes tanto como nuestro antihéroe con un arma en las manos.

El juego está dividido en 20 capítulos en los que se desarrolla la historia. Normalmente, cada capítulo sigue la misma rutina: nuestro protagonista se despierta en su piso, recibe un mensaje en su contestador con una dirección, va al lugar, se pone una máscara y masacra a todos. Pero claro, nuestro “asesino de los recados” necesita descansar como cualquier otro hijo de vecino; así que, después de cada faena, nos trasladaremos automáticamente hasta el bar, videoclub o pizzería, dependiendo del capítulo. Nuestro anónimo antihéroe se lleva muy bien con los dueños de esos tres lugares y necesita una conversación nocturna para relajarse. Los diálogos con ellos tendrán ese tono amargo y crudo que está presente durante todo el juego, y servirán para contextualizar los acontecimientos y dar profundidad a la trama. No estamos ante un mata-mata sin sentido, y no creo que ésa sea la intención de Dennaton Games. El argumento de Hotline Miami es interesante y te mantiene atento desde el primer minuto hasta el último nombre que aparece en los créditos. Lo que se ha logrado en este aspecto es muy meritorio, teniendo en cuenta las limitaciones del proyecto, tanto técnicas como económicas. La trama puede ser considerada por muchos una excusa para dar pie a las matanzas; pero aún así, hay que reconocer la evidencia: el juego sería un producto vacío e inacabado sin el guión que hay detrás. La única pena es que todos los textos del juego están en inglés.

Quien golpea primero, golpea dos veces

¿Quién hace las llamadas? ¿Qué le pasa a nuestro personaje? Éstas son algunas de las preguntas que el jugador se hará a lo largo del juego. Cada interrogante permitirá que el interés por cada capítulo no baje ni un ápice. El humor negro está muy presente en Hotline Miami, sobre todo en las llamadas que escuchas en el contestador y que te dan la información sobre tu siguiente objetivo. En un capítulo, por ejemplo, te piden que sustituyas al DJ de una discoteca. Es sarcástico, ya que vas a ir a ese club a matar a todos.

Al empezar cada fase tendrás que elegir una máscara de animal para cubrir tu rostro. Cada máscara te bonifica de una forma diferente. Una de ellas, por ejemplo, mata directamente a los enemigos cuando los golpeas con una puerta, sin tener que rematarlos cuando están en el suelo. Una vez seleccionada la máscara, comenzará la cacería. Siempre empiezas el nivel sin ningún arma en la mano (sí, nuestro antihéroe es kamikaze), así que tendrás que estudiar muy bien tus movimientos para lograr reducir al primer enemigo y robar su arma. Si no lo consigues… bueno, te cortarán el cuello, lloverá sangre a borbotones y volverás a empezar desde el comienzo de la fase. No hagas un drama de ello, ya que vas a morir en infinidad de ocasiones. Sólo tienes unpunto de vida: ten mucho cuidado y no te precipites innecesariamente. En este aspecto, el juego recuerda a títulos como Super Meat Boy, donde también sueles reintentar los niveles una y otra vez sin descanso. Como podéis ver, la dificultad del juego es muy elevada, aunque no resulta frustrante hasta los últimos niveles. Con paciencia se puede completar el título sin problemas y sin llegar a odiarlo. Al final de algunos capítulos nos enfrentaremos a un jefe. La cantidad de estos es escasa, aunque pueden llegar a crear más de un quebradero de cabeza.

El juego es sangriento, intenso y muy visceral, y se presta a ir de forma alocada sin mirar atrás. Sin embargo, mi consejo es que se avance con pausa, estudiando cómo resolver cada situación. Parecerá extraño, pero el sigilo está muy presente en el juego. Si disparas un arma de fuego, en dos segundos tendrás a todos los enemigos del nivel cortándote en trocitos. Recomiendo no disparar, a no ser que la situación sea muy favorable. Existen más de 35 armas diferentes, desde ametralladoras y rifles de asalto, hasta katanas (muy recomendables), cuchillos, porras, bates, etcétera. Todo lo que puedas coger con un clic derecho de ratón te sirve como arma.

El sigilo le da un toque genial al juego y hará que te sientas como un depredador que espera el momento oportuno para eliminar a su presa. Los enemigos siguen un patrón de movimiento, aunque si te matan suelen variar completamente sus movimientos y modifican el arma que llevaban. Estudiar el movimiento de los enemigos será clave para avanzar. En general, su inteligencia artificial es buena y reaccionan perfectamente. Sin embargo, los enemigos tienen puntuales bugs al moverse. Por suerte, no suceden con frecuencia y se suelen solucionar volviendo a empezar la fase.

Los edificios suelen tener varios pisos con diversas habitaciones y pasillos. Cada capítulo va aumentando un poco la dificultad, elevando el número de salas, enemigos, y colocando ventanas por las que puedes disparar. No tiene mucha variedad de enemigos, aunque tampoco se echa en falta. Los escenarios sí que tienen esa complejidad necesaria para que la propuesta no sea repetitiva: las puertas y las ventanas, por ejemplo, dan mucho juego, y siempre debemos tenerlas en cuenta a la hora de decidir qué camino tomar.

La jugabilidad es brutal y sobresale en el conjunto del juego. Los controles son un poco imprecisos, sobre todo cuando empiezas el juego; pero cuando te acostumbras, te conviertes en un asesino letal sin escrúpulos que limpia las salas de enemigos con una facilidad inquietante. El frenetismo y la locura están muy presentes en el juego: atacas a todos los enemigos de forma directa y no cuentas con defensa alguna; es decir, si se acerca a ti un enemigo no puedes protegerte más que atacando tú antes. Aquí se hace valer el dicho “quien golpea primero, golpea dos veces“. Hotline Miami me recuerda mucho a las películas de ‘Kill Bill’, dirigidas por Quentin Tarantino. La determinación de nuestro personaje es la misma que la de Uma Thurman en la película, aunque la motivación por matar no sea la misma. La escena de ‘Kill Bill’ que fue censurada en muchas partes del mundo, la veremos repetida mil veces en el juego.

Píxeles y sonido

Gráficamente, cómo podéis en las imágenes que acompañan al texto, el juego tiene una apariencia a medio caballo entre los 8 y los 16 bits, con una vista cenital cargada de detalles. El título habría impactado más con unos gráficos realistas, pero aún así, es de los juegos más sangrientos y crudos que hemos probado en los últimos años. Es un juego muy bizarro y surrealista, se salta todas las normas. Se nota que la compañía desarrolladora ha tenido libertad absoluta para hacer lo que han querido con el juego. Ese aire independiente se agradece mucho en los tiempos que corren y refuerza el resultado final.

Los colores brillantes y luces de neones hacen más visible la estética ochentena. La pantalla parpadea, oscila y tiembla levemente dándonos sensación de locura cuando nos movemos. Jugando a Hotline Miami no podremos evitar sentirnos nostálgicos y recordaremos una época que marcó un antes y un después en el mundo del ocio electrónico.

Por otra parte, la música también contribuye en reforzar la demencia y el surrealismo. La banda sonora del juego está formada por vistosas melodías electrónicas y retro, que acompañarán a nuestro personaje y ayudarán en su descripción psicológica. La música de Hotline Miami llama mucho la atención y te envuelve en una vorágine de la que no querras salir. Tiene un toque bizarro que la hace diferente y única. Los efectos de sonido no están mal, aunque tampoco llaman mucho la atención.

Conocerse a sí mismo significa reconocer tus propias acciones

Hotline Miami es una auténtica revelación para el mundo del videojuego. Dennaton Games ha creado un título que será recordado en la mente de muchos jugadores por su ambigüedad, surrealismo, estética, música y brutalidad. Tiene todos los ingredientes para convertirse en un clásico de las dos dimensiones y en un título de culto. El argumento te mantendrá atento hasta el final y su brutal jugabilidad te resultará muy adictiva. Tiene errores, sobre todo en el control, aunque esperamos con actualizaciones se vayan solventando. Es un juego muy desafiante y te frustrará en más de una ocasión, pero tiene ese “algo” diferente que te hará desear llegar a casa para continuar con la cacería. Si tienes paciencia y te gustan el gore y los títulos arcade, éste es tu juego. Esperemos que Dennaton Games nos deleite en el futuro con proyectos tan buenos como Hotline Miami.

Si estáis interesados en el juego, podéis obtenerlo en Gog.com, donde encontraréis infinidad de juegos clásicos y actuales sin DRM y a mitad de precio. Si optáis por obtenerlo desde esta web conseguiréis, aparte del juego completo, 4 avatares para usar de perfil dónde quieras, 2 fondos de pantalla (disponibles en distintos tamaños) y un póster.

[analisis imagen=”https://tecnoslave.com/wp-content/uploads/2012/11/Hotline-Miami-Logo-thumb-550xauto-104047-300×171.jpg” jugabilidad=”9.5″ historia=”8″ graficos=”8″ sonido=”9.5″ ]

Compártelo

Juan López

Zaragoza, 20 años. Comunicación Audiovisual. Apasionado de los videojuegos desde que nací. Amante del cine, la música y los buenos libros. Ladrón de sueños y creador de ideas. Chistopher Nolan es mi ídolo, Link mi héroe y los RHCP mi nicotina.

10 comments

deja el tuyo
  1. Juan Palas 30 Octubre, 2012 at 14:10 Responder

    Muy buen análisis. No podría estar más de acuerdo con la nota. Lo empecé hace un par de días y estoy enganchado, no, lo siguiente. Yo también espero que la gente de Dennaton siga en la misma línea unos cuantos años más…

Post a new comment


X