La voz de TecnoSlave – Recomendaciones 30/01-5/02

¡Se termina otra semana más! Es posible que en este tiempo os hayáis terminado algún juego estéis dudando qué jugar a continuación, ¿no? Tres redactores de TecnoSlave nos recomiendan algunas de sus obras favoritas. ¡Y vienen con mucha variedad!

 

Saya no Uta — Jessica Santana

Que el mundo de las novelas visuales se está haciendo un hueco en el mercado occidente es un hecho innegable, si bien va poco a poco, ya que no es un género para todo el mundo. Nos han llegado joyas como por ejemplo Steins; Gate o Hatoful Boyfriend, pero hoy vengo a hablaros de una “menos conocida” debido a que tiene unos años a sus espaldas pero su calidad es incuestionable. Por desgracia no ha llegado “a nuestras tierras” pero sí podemos disfrutarla incluso en castellano gracias a la traducción de los propios fans. Estoy segura de que quien esté metido aunque solo sea un poco en este género, habrá oído hablar de Saya no Uta.

Saya no Uta no es la típica novela visual que solemos ver o imaginar: chicas monas, situaciones kawaii, situaciones cómicas mezcladas con romanticismo… No, aquí hay misterio, gore y situaciones bastante fuertes (muertes, violaciones…). Sin lugar a dudas no es una novela visual apta para todos los públicos.

La trama comienza con Fuminori, un joven que debido a un accidente el mundo que le rodea cambia completamente a sus ojos, de manera literal: a sus amigos de toda la vida los ve como horribles criaturas que parecen sacadas del universo Lovecraft al igual que al resto de personas, las mismas calles son aterradoras e incluso la comida ha cambiado de sabor para él. Sumido en la desesperación, solo puede confiar en una persona, en una joven adolescente que bajo sus ojos tiene el aspecto de una humana, e incluso parece un ángel, que responde al nombre de Saya.

Saya es su nuevo mundo, su más profundo secreto, por lo que la guarda como de un tesoro se tratara incluso de sus propios amigos. Así que trata de llevar una vida normal de universitario, sin embargo sus amigos notan claramente que algo no anda bien con él, y tras cierto suceso, se acercarán al tenebroso mundo de Fuminori… y eso cambiarán sus destinos para siempre.

El punto fuerte de Saya no Uta es su trama, llena de suspense y giros bastante buenos, aunque hay que decir que en esta novela no nos libramos del eroge, por lo que sí, habrá sexo e incluso no consentido llegando a muy cruel, algo que sin duda echará a muchos para atrás. Cabe decir que esto da más valor a la crueldad y/o visión de los personajes, desarrollando muy bien su perfil psicológico. Una pena que esto solo se vea básicamente en el protagonista y el resto no se aprecie de manera tan notable.

En aspecto visual el diseño es más que correcto, sin ser nada del otro mundo tampoco, con escenarios muy bien dedicados a retorcer el mundo de Saya y Fuminori, acompañados de una OST muy bien adaptada a las características de esta novela visual.

Saya no Uta es una novela visual muy recomendable de leer, tanto para principantes en el género ya que no estamos ante una novela excesivamente larga a pesar de disponer de tres finales distintos, como para veteranos que aún no la hayan leído ya que, con sus fallos o cosas que nos gusten menos, estamos ante una buena historia escrita por Gen Urobuchi (Psycho Pass, Fate Zero) que nos mantendrá en vilo, queriendo descubrir más sobre Saya (aunque no nos llegue a caer muy bien) y lo que deparará a los personajes.

 

Fire Emblem: The Blazing Sword — Oscar Martínez

Nintendo ha marcado otro tanto con Fire Emblem Heroes y, en menos de dos días, ya ha conseguido que esté en boca de todos. Viendo su éxito no se me ocurre nada mejor que recomendaros Fire Emblem: The Blazing Sword, que pese a no ser el primero de la franquicia sí que fue el primero que vimos en Occidente.

El juego divide su argumento en dos partes y, mientras el mayor peso este recae en su segunda mitad, con la historia del joven Eliwood, que parte en busca de su padre (marqués de Pherae) en medio de un conflicto bélico que afecta a todo el continente, es la historia de Lyn la que nos presenta el juego. Esta primera parte se alarga hasta una extensión de diez capítulos y sirve de tutorial.

Quizás pueda parecer algo exagerado pero es que Fire Emblem no es un título precisamente simple. Hay una multitud de clases y cada uno de ellas se mueve y ataca de una forma única. Con esto debemos tener en cuenta que los arqueros solo pueden atacar dejando una casilla entre él y su enemigo y que son vulnerables a los ataques directos, mientras que los hechiceros pueden atacar tanto a distancia como de forma directa, por ejemplo. También hay que tener en cuenta la trinidad de las armas, que condiciona el daño de las unidades según el tipo de arma que empuñen o el terreno, que influye tanto en la movilidad de los personajes (el desierto, por ejemplo, ralentiza a los jinetes) como en su probabilidad de realizar un golpe certero.

Sin embargo, el punto más característico de Fire Emblem son sus personajes. El juego se desarrolla en medio de una guerra que no afecta a dos países si no al continente de Licia por completo y sabe como aprovecharse de ello y mostrar el lado más humano de sus personajes. Las interacciones entre ellos resulta algo esencial — aunque, personalmente pienso que es algo que no se exploró a la perfección hasta Radiant Dawn, en Wii. Lo peor es que aquí los personajes no vuelven a la batalla si mueren, y cuando estás a punto de completar una misión difícil y tu mejor unidad cae a causa de un golpe crítico del general enemigo sientes que has perdido el enfrentamiento por completo. Una victoria en Fire Emblem nunca es motivo de alegría si pierdes a tus compañeros por el camino. Y esto no se debe solo a que pierdas sus comentarios opcionales y relaciones con otros personajes, si no porque al perderla puedes sentir como pierdes a una persona a la que tu mismo habías entrenado.

 

Tears to Tiara II — Mario Escobar

Sé lo que estaréis pensando todos cuando veáis que hago recomendado esto: “Buah, otro juego rancio japonés con niñas monas, seguro que es una basura.” Y sé que lo estáis pensando porque yo también lo pensé en su día. Pero, por diversos motivos, acabé con una copia del juego, así que me puse a jugarlo. ¿Mis expectativas del juego? Ningunas. ¿Lo que me pareció al acabarlo? Una joya oculta del catálogo de PlayStation 3 (para quien le gusten estos juegos, claro).

Tears to Tiara II es la segunda parte (bastante independiente) de la franquicia homónima que comenzó como un eroge (juego con contenido sexual) mezclado con Fire Emblem. A priori, nadie querría esto salvo el público más… “selecto”, digamos. No obstante, tras deshacerse de todo el porno de niñas monas, el juego tuvo una adaptación a anime, un port a PlayStation 3 y, posteriormente, una secuela que llegó también a nuestras tierras gracias a Atlus.

El juego es, simplemente, increíble. Casi 70 horas de visual novel mezclada con algún que otro combate táctico que bien podría estar sacado de un Fire Emblem o un Disgaea. Si bien como RPG táctico no es la gran cosa, como visual novel es increíble: todo un carrusel de risas, lágrimas y escenas que irradian epicidad por cada uno de sus píxeles.

La única pega que podría ponerle al juego son las larguísimas partes de visual novel en las que no existen ningún tipo de punto de guardado y hay que tragarse varias horas de texto non-stop. Por lo demás, una adquisición recomendadísima para los fans del género. Ah, ¡por cierto! Si os llama la atención este título, estad atentos a una de las últimas licencias de Atlus, Utawarerumono, ya que sigue una tónica muy similar a Tears to Tiara: visual novel, waifus y combates tácticos.

¡Esperemos que os hayáis decidido por probar alguna de estas recomendaciones! La semana que viene os plantearemos más sugerencias.

Compártelo

TecnoSlave Staff

TecnoSlave Staff

Somos TecnoSlave, el equipo detrás de este sitio web. ¿Nuestra intención? Escribir sobre videojuegos y más ámbitos de interés. ¿Nuestro público? ¡Vosotros! Y estamos altamente agradecidos de que os interese nuestro proyecto.

1 comment

deja el tuyo

Post a new comment


X