Inicio Análisis ANÁLISIS | Quadrilateral Cowboy

ANÁLISIS | Quadrilateral Cowboy

written by Salvador Flores 30 agosto, 2017

Quadrilateral Cowboy TecnoslaveQuadrilateral Cowboy me ha hecho sentir como ningún otro juego antes había conseguido. Los americanos Blendo Games son especialistas en innovar fórmulas ya conocidas dándoles no solo un toque personal, sino poniendo muchas premisas patas arriba.

Encargos de misteriosos clientes nos llevan alrededor del mundo recolectando todo tipo de información e inventos confidenciales. Nuestro objetivo es infiltrarnos en edificios repletos de mecanismos de seguridad y salir de ahí sin que nadie se haya dado cuenta de nuestra presencia. Sin embargo, nuestra mejor arma no es el sigilo, sino un ordenador portátil.

La historia cyberpunk de Quadrilateral Cowboy nos pone en la piel de un equipo de hackers encargado de realizar robos para el mejor postor. Compuesto por tres expertas en tecnología puntera, tenemos a disposición una amplísima gama de dispositivos para completar nuestra misión, todos bajo el control del deck de hackeo, nuestro principal compañero durante el juego.

Quadrilateral Cowboy Tecnoslave

Es aquí donde el juego muestra su premisa más interesante. Todos los elementos electrónicos son controlables a través de nuestro deck, y cada orden que queramos enviar a los diferentes dispositivos, tendremos que teclearla nosotros. Tendremos que elegir el software que queremos utilizar, escribir con qué objeto queremos interactuar, escoger la acción a realizar y establecer durante cuánto tiempo esa orden ha de estar activa. Todo esto con nuestros dedos y el teclado.

No obstante, nuestras habilidades no nos permitirán controlar todos los objetos indefinidamente. Por ejemplo, una puerta no puede quedar abierta durante más de tres segundos sin disparar una odiosa alarma, que probablemente acabe causando nuestra muerte. Quadrilateral Cowboy nos invita a investigar, planificar todo en nuestro deck y ejecutar todo a la perfección sin tener que volver a tocar el ordenador. Es el juego ideal para el speedrunner.

Y es que una vez que Quadrilateral Cowboy hace click se muestra como una experiencia casi «arcade». No es raro que el jugador utilice el modo noclip (que permite atravesar paredes) del juego la primera vez que visita una misión para analizar todas las posibles trampas, reinicie el temporizador y escriba todas las líneas de código que necesite. Todo eso para después activarlas y lanzarse a la carrera para cumplir el objetivo, saliendo antes de que las alarmas se activen. Pero esto requiere un proceso de ensayo y error.

Análisis Quadrilateral Cowboy

Cuando en los primeros niveles acostumbrarse al deck y a los accesorios de forma fluida parece casi imposible, el jugador consigue adaptarse relativamente poco después, y el juego le premia por ello.

Una buena ejecución de un plan creado a base de conocer el nivel acaba haciendo que el jugador se sienta como en Misión Imposible. Que muchas veces las vías de escape se encuentren bajo una cuenta atrás crea momentos de tensión únicos. Una vez marcado el último comando, el jugador sale a la carrera cruzando los dedos porque se hayan tecleado todas las líneas de forma correcta, mientras las puertas se van abriendo frente a él como por arte de magia. Es el culmen de un diseño que recompensa la meticulosidad y la lentitud de su fase de planificación con una secuencia de eventos embaucadora y adrenalínica, si se hace correctamente.

¿Pero cómo encajar este diseño orientado a repetir el mismo nivel una y otra vez con la intención de plantear una narrativa? De forma similar a su predecesor Thirty Flights of Loving, Quadrilateral Cowboy no tiene miedo a establecer una historia contada con sutilezas y escenas íntimas, siendo sin duda uno de los puntos fuertes de Blendo Games. Las tres protagonistas son esculpidas de forma muy efectiva mostrando su entorno personal y sus manerismos, a pesar del simple apartado gráfico del juego. Toda la presión de encajar los fallos del jugador en la narrativa es eliminada, convirtiendo los niveles en simulacros dentro de una realidad virtual. Simulacros que una vez superados son obviados con un uso más que elegante de la elipsis, que parece ser el recurso narrativo favorito de los diseñadores.

Quadrilateral Cowboy Tecnoslave

A pesar de que el juego es disfrutado idealmente intentando conseguir ese tiempo récord en los diferentes niveles, lo más probable es que el jugador sea cautivado por la narrativa del juego, incluso si el speedrunning no es lo suyo. La relación entre las protagonistas, la trama y el inusual mundo cyberpunk de Quadrilateral Cowboy son sin duda interesantes, invitando al jugador a analizar cada detalle durante su experiencia, sintiéndose cada vez más involucrado e inmerso.

Más sobre Quadrialteral Cowboy en la web de Blendo Games, o en Steam.

Puede que también te interese