Análisis Gods Will be Watching

Gods Will be Watching es obra del estudio español Deconstructeam. Decir que se trata de “una aventura gráfica” o “Point & Click” sería una descripción muy pobre. El equipo de desarrollo detrás de este juego nos ha brindado toda una experiencia distinta a todo lo que hayáis jugado hasta ahora: puzles, toma de decisiones, consecuencias, crueldad… Gods Will be Watching es diferente. Si os preguntáis si es diferente para bien o para mal, dependerá de cada uno.

Lanzado en julio de 2014, ha plasmado en el mundo del videojuego esa llamada “J.R.R Martinitis” en la que no te debes encariñar con nada. Introducirse en esta aventura implica entrenar nuestra mente para ser fuerte, pues será puesta a prueba de muchas maneras distintas.

Plataforma: PC

Género: Aventura, Point & Click

Desarrollador: Deconstructeam

Distribuidor: Devolver Digital

Fecha de lanzamiento: 24 de julio de 2014

Idioma: Español, inglés, francés, alemán, portugués (textos)

Precio: 8,99€

Historia

Encarnamos al Sargento Burden en nuestra aventura. Y su presentación es clara y directa, pues el primer episodio de Gods Will be Watching nos pondrá al cargo de una situación con rehenes en la que nosotros somos los secuestradores. Nuestro objetivo será descargar un virus, utilizando a los rehenes para mantener alejados a los miembros de las fuerzas de seguridad.

Gods Will be Watching 04

image-119268

Como veis, el planteamiento es brutal, directo y no da margen para que nos acostumbremos. La historia que vivimos en Gods Will be Watching es dura, cruel, mezquina, absorbente, intensa, maravillosa, terrible… Creo que es imposible describir con palabras las sensaciones que se pueden llegar a vivir con nuestros personajes. A lo largo del desarrollo deberemos tomar decisiones que pueden salvar o condenar tanto a amigos como a enemigos. Quizá sea sencillo decidir que desmantelar a un robot te va a ayudar a sobrevivir. Pero… ¿Y si debes sacrificar a tu perro? ¿A un científico? ¿A tu mejor amigo? Decisiones, decisiones… ninguna sencilla, desde luego.

Gods Will be Watching plantea el desarrollo de la historia mediante estas decisiones y nos tocará a nosotros disfrutar (o sufrir) con las consecuencias de nuestras elecciones. Tendremos por delante siete episodios llenos de consecuencias. Para algunos quizá sea demasiado. Para otros, una delicia. Os toca decidir.

Jugabilidad

¿Qué os puedo contar de la jugabilidad de un “Point & Click”? En este caso, el punto fuerte es, sin duda, los personajes, su trasfondo y sus consecuencias. A lo largo del juego nos veremos forzados a elegir. Y elegir mal está severamente castigado. Gods Will be Watching no es un juego fácil ni permisivo. Cuando lo jugamos, nos golpea en la cara con grandes dosis de responsabilidad. Y eso quizá sea demasiado para algunos. No existen los “Checkpoints”; si tomamos una mala decisión, deberemos apechugar con ella hasta el final. Siempre podemos reiniciar el nivel, por supuesto, pero la penalización es severa, ya que nos veremos forzados a reiniciar el nivel. Habrá veces que ya llevemos más de 20 minutos ejecutando acciones y volver a repetirlo todo puede ser un poco descorazonador.

Y hablando de situaciones descorazonadoras… El hecho de repetir una serie de acciones no te garantiza el éxito. Parámetros como la moral de los personajes se ven afectados por tus acciones. “Afectados” es una palabra muy importante aquí, ya que jamás vamos a modificar ni a controlar directamente lo que pase dentro del juego. Podremos garantizarnos una mayor probabilidad de éxito, pero jamás tendremos la certeza de que las mismas acciones funcionen de la misma manera dos veces seguidas.

Gods Will be Watching 03

image-119269

Ese es, quizá, el punto oscuro de Gods Will be Watching. A nadie le gusta repetir. Y si nos obligan a repetir, no nos gusta no tener la certeza de que lo que hagamos servirá esta vez. En el mundo del videojuego hay castigos y recompensas. Tradicionalmente, los castigos vienen por culpa del propio jugador; es nuestra culpa. Saltamos mal, caemos a un pozo y morimos, por lo que se nos castiga a volver al principio de la fase. Y es nuestra culpa. Sin embargo, aquí es el propio juego el que nos castiga; aunque quizá no hayas hecho nada malo, vas a recibir ese castigo y te tocará aguantarte y cargar con esa cicatriz; o peor aún, serás mandado al inicio de la fase, sin tener muy claro qué hiciste mal realmente. El hecho de que el entorno se vea simplemente “afectado” en lugar de “cambiado” por nuestras acciones es una gran representación del mundo real. No obstante, queda claro que a muchos jugadores no les gusta tanta dosis de realismo en su experiencia.

Todo esto convierte a Gods Will be Watching en un juego difícil. Muy difícil. Cuesta mucho trabajo “dialogar” con él, saber qué quiere de nosotros. Sin embargo, una vez que lo conseguimos, es una delicia. Desafiante, intrigante, la adrenalina de saber que todo cuenta… Si sobrevives a su dosis de realidad, es un juego del que se puede disfrutar intensamente durante muchas horas.

Gráficos y sonido

Tenemos ante nosotros una aventura gráfica de estilo minimalista. Hay que recordar que Gods Will be Watching nació en Ludum Dare, un “jam” de programación en el que Decostructeam se planteó el reto de crear un juego de supervivencia en solo 72 horas. Y vaya si lo consiguió. Es, quizá, por ello por lo que se optó por el apartado gráfico pixelado que presenta. En mi opinión, es todo un acierto, pues vuelve la crudeza y la maldad del juego mucho más aceptable, accesible para todos.

Veremos a lo largo del desarrollo de la historia multitud de escenarios. Salas de inteligencia, parajes nevados, cuevas… Todo está muy bien integrado dentro de la historia, sumergiéndonos en ella y ayudándonos a concentrarnos en lo que de verdad importa: las decisiones.

Gods Will be Watching 01

image-119270

El apartado sonoro, por otra parte, es completamente correcto. Todo tiene buenos efectos de sonido y, aunque no os vais a encontrar en la ducha tarareando la melodía principal, la banda sonora es buena, muy adecuada a todo lo que va pasando. La tensión, el estrés… todo estará acompañado de una música perfecta para cada ocasión.

Conclusiones

Creo poder afirmar sin miedo a equivocarme que Gods Will be Watching no es un juego para cualquiera. Es un juego especial, que requiere jugadores especiales, dispuestos a sufrir, a pensar y a tomar decisiones difíciles. Se trata de un título exigente, no solo consigo mismo, sino con todo aquel que se atreva a ponerse delante de la pantalla.

Ha sido tan exigente que me cuesta poner la nota. Sé que solo es un número, pero también quiero ser justo. En mi experiencia personal jugando este título, me ha costado mucho aprender a hablar con el juego. Sin embargo, una vez que he aprendido a comunicarme con él, saber qué quiere de mí, qué espera que haga… la experiencia ha sido maravillosa.

Se trata de un gran juego, sin duda, pero también entiendo que habrá mucha gente a la que no le gustará sentirse presionada de la manera en que Gods Will be Watching lo hace. Cuando jugamos, lo que normalmente queremos hacer es relajarnos y disfrutar, pero en este título vamos a recibir tensión y crueldad a partes iguales. Y eso es lo que lo hace especial, diferente y maravilloso. ¿Mi veredicto? No mires la nota. No importa. Juega Gods Will be Watching. Enamórate de él. Ódialo. Pero juega. No te arrepentirás.

banner gog gods will be watching

Gráficos8
Historia8
Jugabilidad9
Sonido7
Gods Will be Watching no es un juego sencillo de puntuar. Algunos lo amarán. Otros lo odiarán. Más que nunca, este apartado es tan solo un número. ¿Mi recomendación? Jugadlo. No solo porque sea un juego español y sea bueno apoyar a la industria, sino porque es una experiencia diferente a todo lo que hayamos podido ver previamente. Si consigues llegar a entenderte con Gods Will be Watching, merecerá la pena. Y mucho.
8
Etiquetas analisisaventura gráficaGods Will Be WatchingGOGPCpoint and clicktecnoslave

Compártelo

Daniel Parras

Gamer. Estudiante. Currante. Youtuber amateur. Speedrunner. Hago un poco de todo, pero siempre disfrutando de lo que hago. Mi padre fue gamer antes que yo y mis hijos lo serán. Escribir y los videojuegos son algunas de mis pasiones y en Tecnoslave se juntan ambas, produciendo una simbiosis perfecta. Amante de lo retro e impresionable con las nuevas tecnologías. Press start to play!

Siguiente entrada

Viernes 13 el videojuego está en desarrollo

No hay comentarios

deja el tuyo