Portada DestacadosAnálisis ANÁLISIS | Daggerhood: plataformas, dificultad y retro