Portada DestacadosAnálisis ANÁLISIS | Blasphemous, lo barroco por esencia