La voz de TecnoSlave – Recomendaciones 13/02/2017-19/03/2017

Pese a que llevamos una semana llena de anuncios japoneses, no le hacemos asco a los juegos occidentales. Para las recomendaciones que vamos a haceros hoy, venimos a hablar de WRPGs. Para los menos informados, el término WRPG habla de los juegos de rol creados en Occidente. Pese que algunos  títulos japoneses cumplan con las características del género WRPG, esto no se suele dar.

Quitándonos eso de en medio, hoy podemos hablar de tres juegos del género que nos parecen muy buenos:

Fallout: New Vegas – Enrique Grandes

Fallout: New Vegas también conocido como la razón por la que Bethesda debería de ceder los derechos de Fallout a Obsidian Entertainment.

La guerra nunca cambia, ni siquiera en Las Vegas. La Nueva República de California es donde se desarrolla esta entrega no numerada de la más que conocida saga Fallout. Somos un mensajero -o mensajera, ya que Fallout New Vegas es de esos juegos de rol que tienen el toque de personalización que tanto nos gusta– amnésico que ha sobrevivido a un disparo y, como es de esperar, necesita respuestas.

Con una premisa que no destaca en originalidad ni mucho menos nos plantamos en el Yermo de Mojave, un desierto que destaca por la variedad de gente que lo habita. Desde humildes granjeros hasta un grupo muy selecto de caníbales pasando por gladiadores y hermandades sectarias de necrófagos. A todo esto se le suma un sistema de facciones por el que tendremos que pasar para hacernos con el control de New Vegas.

No todo es disparar, en el título de Obsidian Entertainment podemos abordar los problemas de muchas formas. Según nuestra labia es posible que nos interese más intentar convencer a alguien antes de sacar nuestro preciado y querido Fat Man (catapulta de pequeñas cabezas nucleares, para los desconocedores del universo de Fallout.)

Diálogos densos y una amplia variedad de opciones afrontar todo tipo de situaciones enriquecen enormemente este interesante mundo postapocalíptico. Esto dota a Fallout: New Vegas de una rejugabilidad casi obligatoria porque en nuestra primera partida solo veremos una pequeña parte de todo lo que nos ofrece el desierto de Mojave.

Cabe añadir que Fallout: New Vegas consta de cuatro expansiones que añaden mucho más contenido para los que no tengan suficiente con todo lo que el título ofrece. Así pues dispondremos de Dead Money que nos hará buscar el tesoro perdido del Casino Sierra Madre; Honest Hearts que nos dejará tirados en el Parque Nacional Zion y nos complicará mucho las cosas para poder volver a Mojave; Old World Blues donde descubriremos el origen de algunas criaturas del título a la vez que serviremos de ratas de laboratorio para nuestros secuestradores, y Lonesome Road que complementa y cierra la historia principal de la magistral obra de Obsidian Entertainment.

Fallout 4 – Iago Foxo Bouza

Bethesda no merece presentación. The Elder Scrolls, un récord por poseer el mapa más grande de los videojuegos (buscad el mapa de Daggerfall) y… Fallout. La saga que empezó como un RPG táctico y acabó como un shooter RPG. ¿Eso cómo pasa? Pues con Fallout 3. Cuando Bethesda compró la marca vio un potencial enorme: Nuka-Cola, un mundo postapocalíptico, un lore muy bueno y la oportunidad de ver los aledaños de Washington derruidos. La oportunidad era de oro. Fallout 3 no era como muchos se esperaban al tener el mismo motor que Oblivion y claro, las balas no iban a donde tenían que ir. Eso no mola.

New Vegas era algo mejor pero no gustó tanto aunque Fallout 4 (y Enrique me lo va a negar) llegó y se quedó. Todo lo bueno de los anteriores juegos estaba potenciado. ¿A qué me refiero? A cosas como que cualquier casa o lugar cerrado que veas es explorable. CUALQUIERA. Y tiene algo que al entorno posapocalíptico le viene muy bien: el hurgar. El scavenging. ¿Necesitas balas? Búscalas en las comisarías. ¿Necesitas salud? Busca ingredientes. ¿Necesitas chatarra para crear algún arma? ¡A la carroña! El poder rebuscar donde quieras le da un toque de exploración muy bueno. ¿Qué habrá en todos estos cajones? Rebuscaré y rebuscaré que igual me llevo un buen pellizco al vender. Y qué narices, la exploración da puntos de experiencia. ¡A mejorar!

Además es de los pocos juegos en los que el concepto “línea recta” está muy difusa. La misión principal exige que vayas de un punto a otro. Pues por el camino encontrarás campamentos, tiendas, pueblos, asentamientos… un montón de cosas que explotar y explorar. Por otra parte este juego tiene algo muy interesante: la edición de asentamientos. Puedes modificar los asentamientos con las cosas que vas encontrando para que viva más gente ahí y te reporte más ganancias. CAPITALISMO.

Ah, y las balas van a donde apuntas.

En definitiva gente, un RPG más que decente en que la exploración es muy muy interesante y que invita a perderse horas y horas rebuscando y descubriendo. Si tenéis sangre de Colón. Si no, nunca llegaréis a explotar las bondades de este juego.

Planescape: Torment – Iván Lerner

Vamos a desviarnos de la saga  Fallout, que tanto parece gustar en TecnoSlave. Mi recomendación de RPG occidental es Planescape: Torment. Este juego es una de las grandes joyas ocultas del género, y aquí os cuento el por qué.

En PS:T, nos encontramos con uno de los settings de videojuegos con más imaginación hasta la fecha. Digo hasta la fecha porque su secuela espiritual, Torment: Tides of Numenera, derrocha la misma creatividad. Pero eso es cosa para más adelante… o quizás para mi próximo análisis, quién sabe.

Planescape: Torment no tiene un gran sistema de combate. Es más, me atrevería a decir que su combate es  una basura. ¿Por qué es buen juego entonces? Por su narrativa. Jugar a Planescape: Torment es como jugar a una campaña de rol. Las decisiones uqe tomemos se verán muy influenciadas por el tipo de build que usemos, y las situaciones en las que nos veamos tendrán sendas soluciones dependiendo de esto.

Además de esta gran variedad de situaciones, los diálogos son ricos y extensos. Con muchas opciones para seguir las conversaciones, y muchos posibles resultados de estas, el sistema de diálogos se convierte en una parte muy orgánica de este título.

Nos encontramos ante una obra que, pese a no haber envejecido bien jugablemente, se mantiene fresca en lo que importa. No es un juego con una trama emocional, sino que incita al jugador a pensar. Pensar en las consecuencias de nuestras acciones, en nuestras convicciones y, sobre todo, en qué es lo que puede cambiar la naturaleza del hombre.

Estamos, pues, ante una obra que incita a pensar. No es un juego ligero, e incluso puede ser pesado a ratos, pero es una obra que debería estar en las bibliotecas de todos aquellos a los que les interesen los videojuegos con un cierto grado de profundidad.

¡Esto es todo por hoy! No quisiéramos destriparos nuestros planes, pero la semana que viene nos iremos hacia otras fronteras.

Compártelo

TecnoSlave Staff

TecnoSlave Staff

Somos TecnoSlave, el equipo detrás de este sitio web. ¿Nuestra intención? Escribir sobre videojuegos y más ámbitos de interés. ¿Nuestro público? ¡Vosotros! Y estamos altamente agradecidos de que os interese nuestro proyecto.

No hay comentarios

deja el tuyo