La voz de TecnoSlave – Recomendaciones 06/02/2017-12/03/2017

El fin de semana pasado, os hablábamos de juegos de disparos que disfrutar en compañía. Eso está bien, jugar con nuestros amigos siempre es divertido, pero a veces nos apetece más disfrutar de un rato de soledad, ¿no? Por eso, esta semana os hablamos de shooters de un solo jugador.

Wolfenstein: The New Order – Iago Foxo Bouza

Wolfenstein. ¿Qué no dice esa palabra? El padre de los shooters, la mayor ida de olla de su momento (¿el jefe final es Hitler?) y un gran juego. Secretos, niveles kilométricos e intrincados, cualquier puerta podía ser la última… pero la saga fue decayendo. Vino Spear of Destiny y más de lo mismo, con un jefe final puñetero como él solo. Vino Return to Castle Wolfenstein y, si bien no era malo, no era tan fresco como los anteriores. Luego llegó Wolfenstein y nadie supo qué opinar. Pero, ¡ah!, luego arribó The New Order para hacer dos cosas: callar bocas y hacerse un hueco en el género.

Sí, es un matanazis, un “tira p’alante” y aniquila. En principio un clónico más pero varias cosas lo hacen diferente a los shooters actuales. Primero, un diseño de niveles envidiable y rocambolesco (vas a la luna, period) lleno de secretos. Segundo, un gunplay muy satisfactorio. Tercero, unos enemigos con estrategias. Cuarto, una ambientación steampunk muy interesante. Y quinto, muy relevante, una buena trama. Exacto, no solo es un buen shooter sino que también es una buena narración. La historia de B. J. Blazkowicz empieza con la ofensiva definitiva por parte de los aliados a la maquinaria de guerra alemana. Un prólogo magistral con una decisión que alterará el juego y sus secretos (sí, hay que pasarlo dos veces para conseguir el 100%). Un accidente lo deja vegetal durante más de una década y ve el tiempo pasar y a los alemanes ganar la guerra con la mayor de las impotencias.

Unos personajes profundos (el monólogo materialista de Tekla sobre la materia y la conciencia es impagable), un diseño de jefes muy bueno como el London Monitor, un ritmo narrativo preciso (no perfecto, ni mucho menos), una duración nada desdeñable de 20 horas (¡un shooter!) o una historia bien hilada para justificar la inmensa variedad de niveles son sus mejores bazas. El resumen es: hace lo mismo que el nuevo DOOM, demostrar que todavía se pueden hacer FPS singleplayer interesantes, pero con trama. Recordemos que DOOM hace de su falta de trama un running gag. Si queréis pasarlo bien y disfrutar, The New Order es para vosotros. Uno de los mejores FPS en años. Punto.

S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl – Iván Lerner

Hoy día, los juegos de mundo abierto no sorprenden a absolutamente nadie. Sí, pueden estar mejor o peor hechos, pero la novedad se ha convertido en moda. Esto no era así en el año 2007, fecha en la que salió a la venta un juego adelantado a su época.

S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl (o S.T.A.L.K.E.R.: Тень Чернобыля) salió a la venta hace casi ya 10 años. Después de 6 años de desarrollo, y de haber sido considerado vaporware, el título llegó para hacer algo único en aquellos tiempos. Este juego mezcla elementos de terror y RPG, con jugabilidad de shooter en primera persona en un mundo abierto.

Situándonos en “La Zona” (o sea Chernobyl, que ya os lo dice el título), encarnaremos a “El Marcado”, un personaje sin memoria cuya misión es matar a un tal Strelok. A partir de un pequeño tutorial, que puede ser evitado, el juego nos deja algunas pistas de lo que debemos hacer, que tenemos opción de ignorar. En La Zona, encontraremos una gran cantidad de misiones optativas que dotarán al mundo de Shadow of Chernobyl de una cierta profundidad. No nos vamos a encontrar con una gran historia, pero sí con un gran setting.

Este último está basado en dos grandes hitos de la cultura de Europa del este. El primero, la novela Roadside Picnic, de Arkady y Boris Strugatsky. Esta, a su vez, tuvo gran peso sobre la segunda influencia del juego, Stalker, la película de Tarkovsky. No estoy aquí para recomendar libros ni películas, pero, si os gusta el juego, merece la pena echarles un ojo.

Cabe destacar que la premisa de Shadow of Chernobyl es bastante mejor que su ejecución. El juego no tiene las mejores mecánicas, ni físicas, ni IAs. Por suerte, al tratarse de un título de PC con una base de fans muy involucrada, podemos encontrar sendos mods que suplirán las carencias del título. Personalmente, os recomiendo usar S.T.A.L.K.E.R. Complete.

Nuestra entrada de esta semana ha sido un poco más corta de lo que suele ser normalmente, con lo que os decimos feliz domingo con esto. ¡Intentaremos compensarlo con la voz de TecnoSlave de la semana que viene!

Compártelo

TecnoSlave Staff

TecnoSlave Staff

Somos TecnoSlave, el equipo detrás de este sitio web. ¿Nuestra intención? Escribir sobre videojuegos y más ámbitos de interés. ¿Nuestro público? ¡Vosotros! Y estamos altamente agradecidos de que os interese nuestro proyecto.

No hay comentarios

deja el tuyo