Gabe Newell evidencia los defectos de trabajar en Valve

Ni siquiera en la gran y poderosa Valve, propiedad de la gran plataforma de juegos de PC Steam y creadora de varias de las sagas más populares de los juegos de la era de los 90, todo es un camino de rosas a la hora de pertenecer a la marca. Detrás de todo el optimismo, la creatividad y la popularidad de la compañía se encuentra un ambiente que, en palabras del propio mandamás de la empresa, “Quema a los trabajadores”.

En años pasados (y también recientemente) Gabe Newell ha hablado con diversos medios sobre las ventajas de trabajar en una compañía cuya mayor baza era el compromiso y el enorme apoyo de los usuarios. Pero asimismo confiesa que “Para muchos desarrolladores, este es un trabajo horrible que tener”, ya que tener una actitud negativa en dicho trabajo puede suponer una serie de enormes inconvenientes que pueden desembocar en un despido o en una petición de abandono por parte de la propia compañía.

“Ese parece ser un aspecto personal” comenta Newell. “Todo el mundo piensa que puede tener mucha autonomía y auto dirección. Acaba resultando que no, para mucha gente. Así puedes acabar teniendo a desarrolladores capaces y exitosos que no son capaces de trabajar en este ambiente. Y evidentemente, hay que agradar a los clientes”.

“También has de ser muy poco egocéntrico” confiesa Erik Johnson, miembro veterano de Valve y presente en la reciente conferencia junto a Newell. “Tienes que tener nada de ego y hacer lo que los clientes te pidan que hagas. Y por supuesto, has de admitir que te equivocas. Y a menudo”.

Mientras Valve se dedicaba a lanzamientos físicos de sus videojuegos (como Half-Life 2), su sistema de estructura era mucho más ordenado y riguroso, algo que lamenta haber perdido porque concedía una red de seguridad que, a día de hoy, se ha perdido. Ahora solo queda el desarrollador y el cliente. Y, tal como dice Newell “Puedes llegar en la mañana y hacerlo bien, y a las dos del mediodía haber jodido a millones de clientes“.

En definitiva, Valve ofrece una independencia que a veces puede resultar agradable pero que también puede resultar agobiante y peligrosa. Si hasta el propio Gabe Newell se siente en peligro, es algo que debemos considerar como jugadores y clientes finales. La gente que trabaja en ello se deja la piel para complacernos, y puede ser fácil mandar un mail para quejarse por minucias, pero a veces, eso desemboca en un despido, a veces inmerecido. Si querías ver todo al respecto de este tema, os dejamos el enlace al artículo original aquí.

Compártelo

Maximilian

Maximilian

Joven no tan joven de los 90 con ligeros toques de frikismo y grandes dosis de consolas. Manga, anime, comics, libros... Si atrae, lo leo. Dando caña a los botones desde la SNES y continuando hasta la Ps4. ¡Y lo que queda!

No hay comentarios

deja el tuyo