Avance | Ya hemos probado Kid Icarus: Uprising.

Hemos tenido la suerte de probar el título más nuevo de Nintendo exclusivo para su consola portátil, Nintendo 3DS, y aquí os traemos nuestras impresiones.

El día 22, estuve en la presentación que se hizo en Madrid de Kid Icarus: Uprising y tuve la ocasión de probar el juego.

La jugabilidad de este título es relativamente parecida a la de la saga de Super Smash Bros en muchos aspectos (no olvidemos que la persona responsable de ambos proyectos es Masahiro Sakurai, muy conocido por su tendencia a innovar e intentar, siempre que es posible, crear mecánicas muy diferentes a partir de planteamientos muy básicos).

Lo primero que sorprende sobre Kid Icarus: Uprising son sus controles, el juego está específicamente hecho para poder usarlo con 3 botones y el stylus sin problemas, algo muy similar a los juegos de Metroid de Nintendo DS.

Photobucket
image-15588

Controlaremos a Pit usando el stick para movernos por el escenario, el stylus para para apuntar y mover la cámara y el botón L para atacar. Los que sean zurdos (como yo) no deben preocuparse, ya que hay tipos de control alternativo. Podremos invertir los controles, de tal manera que movamos a Pit con A, B, X e Y, apuntar y mover la cámara con el stylus (usando, por supuesto, nuestra mano dominante) y atacar usando el botón R. La otra alternativa sería usar el periférico de Circle Pad, con lo que la experiencia sería exactamente la misma que la de un jugador diestro.
Hablando de periféricos, algunas personas podrían pensar que el sistema de pelea y los controles son demasiado complejos como para jugar sujetando la consola en el aire. Para ellos, se ha creado un soporte diseñado para poder apoyar nuestra Nintendo 3DS mientras jugamos; gracias a esto, podremos disfrutar de una mayor comodidad dentro del gran dinamismo que nos proporciona el juego.

Los niveles de Kid Icarus: Uprising se dividen en tres fases diferentes; al principio siempre tendremos un segmento de 5 minutos de vuelo on-rails, es decir, nuestra tarea será movernos hacia los lados mientras el personaje avanza por sí solo, apuntar y disparar a los enemigos que vayan apareciendo.

Después de esos 5 minutos, el nivel pasará a la fase de exploración, en la que podremos andar por el escenario libremente, enfrentándonos a los enemigos que nos vayan apareciendo, recogiendo cofres y, dependiendo del nivel de dificultad que hayamos escogido, encontrando zonas nuevas con grandes recompensas.

La última fase de cada nivel consiste en una pelea de jefe; los jefes estarán basados en antiguos enemigos de Kid Icarus, aunque habrá muchas novedades.

En cuanto a la dificultad, no podremos simplemente escoger el nivel que queramos; si no que se ha ideado un sistema parecido a las apuestas para acceder a los diferentes parámetros. Así bien, si queremos jugar en las dificultades más difíciles, tendremos que usar un determinado número de corazones; los cuales podremos ir consiguiendo a través de los niveles. Esto, además de hacer que el juego sea un desafío, nos recompensará con más corazones, más objetos, cofres y zonas nuevas para explorar dentro de los niveles. Los corazones serán una de las monedas de cambio en este juego; y será muy difícil quedarnos sin ninguno, pero si se diese el caso, podríamos recuperarlos en el nivel de dificultad normal, en el que no se apuestan, pero sí se pueden ganar.

Photobucket
image-15589

El juego, además, nos ofrece una gama muy amplia de armas básicas, 100 para ser exactos, que podremos combinar entre ellas para ir creando un arsenal todavía más amplio, que condicionará la forma en la que jugaremos, dando lugar a una gran variedad de oportunidades, tanto en la campaña principal como en el modo multi-jugador.

Hablando del modo multijugador, habrá dos tipos de combates: Free-For-All y el modo Luces y Sombras.

El modo free for all será un deathmatch típico, no tendremos a nadie de nuestro lado y nuestro objetivo será derrotar al mayor número de enemigos.

La verdadera diversión empieza en el modo de Luces y Sombras, en el que lucharemos 3v3 para conseguir la victoria. El equipo en sí comparte una barra de vida que irá descendiendo en valor a medida que nuestros compañeros (o nosotros) vayamos muriendo. En el momento en que la barra se acabe, el último jugador en ser destruido tomará el control del ángel de nuestro equipo. Si ese ángel es destruído, habremos perdido el encuentro.

Hay que tener en cuenta que en este modo podremos obtener tanto corazones como objetos que pueden ser usados tanto en la campaña principal como en los combates online.

El apartado de audio está muy cuidado, con canciones que nos traen una ambientación perfecta, efectos sonoros que nos pondrán en la piel de Pit. Además de eso, el doblaje en inglés está muy conseguido, con un montón de diálogos  que varían mucho dependiendo de las situaciones en las que nos encontremos.

Lamentablemente, el juego no ha llegado doblado al castellano, y tampoco tenemos la opción de cambiar a otros idiomas.

Además de todo esto, el juego, como Super Smash Bros, contará con un montón de elementos coleccionables; tanto dentro del título como fuera del mismo, que no dejará a ninguno de los amantes de las colecciones indiferente.

Contaremos con trofeos, que se pueden conseguir de varias maneras, dentro del juego, y cartas de Realidad Aumentada; que podrán tener combates entre ellas usando la cámara de la Nintendo 3DS. Estas cartas vendrán junto con el juego, en paquetes de 6. 3 por defecto y otras 3 aleatorias; de momento no se tiene pensado que se puedan comprar fuera de eventos, lo que hará que las cartas aleatorias sean muy raras y únicas.

En definitiva, Kid Icarus: Uprising es un título que ha dejado un muy buen sabor de boca y debe de ser tenido en cuenta por todo poseedor de una Nintendo 3DS.

Compártelo

Iván Lerner

Iván Lerner

Madrid. 27 años de edad. Jugón desde los 5 años. Siempre me han interesado todas las plataformas, ya sean consolas de sobre mesa, ordenadores o portátiles. Sin preferencia alguna, me dedico siempre a intentar sacar el máximo provecho de todo videojuego que caiga en mis manos. Director de TecnoSlave.

No hay comentarios

deja el tuyo