Análisis Orcs Must Die!

image-13994

Mucho han mejorado las plataformas descargables un estilo de juego que había empezado a acumular polvo, y este título no es más que un excelente ejemplo de este frase. Orcs Must Die! se podría decir que empieza a ser una obra de culto para los cada vez más adeptos a este género de videojuegos. Es así, como ya empezamos a tener calidad en nuestras sobremesa y ordenadores de este género,  y viendo la progresión del mismo, dudo que sea éste el último título que analicemos en TecnoSlave.com de este estilo.

Robot Entertainment ha sido la encargada de desarrollar este magnífico juego para nuestras Xbox 360 y nuestros PC‘s, a través de Steam, lanzándolo hace poco más de un trimestre, y ya ha conseguido la friolera de cuatro estrellas en Xbox Live, codeándose con juegos de la talla de Sonic Adventure y demás.

Así pues, después de una pequeña introducción a este título, vamos a empezar nuestro análisis desde el momento en que arrancamos este juego y nos aparece un simpático vídeo explicativo del juego en un completo castellano, con muchos toques de humor y remarcando a todo momento que nuestro protagonista es el mayor torpe que nos hayan podido encomendar…

image-13995

GRÁFICOS

Hay que decir que después de ver el precio de venta del videojuego, una de las más gratas sorpresas que nos da este juego es el apartado gráfico. Robot Entertainment ha dado en el clavo en el diseño de nuestro personaje, mimando cada detalle, tanto de su vestuario como las facciones del mismo. Se podría decir que los enemigos van parejos en esto, ya que no hay mucha diversidad de enemigos, y son repetitivos en algunos casos (recordamos que los orcos van siempre en hordas) y han  sido diseñados al detalle, dotándolos al igual que el personaje, de un toque de humor que hace que echarse una partida rápida al juego sea algo fresco y dinámico.

El diseño de los escenarios no ha sido tan detallado como el de los personajes, algo totalmente comprensible, ya que la acción del juego pasa a un ritmo tan frenético que probablemente si se hubiesen intentado esmerar tanto como en los protagonistas a lo mejor sufriría el motor gráfico del juego, además que tampoco tenemos el tiempo suficiente durante el juego como para parar a fijarnos en el entorno.

image-13996

SONIDO

La banda sonora del juego se puede hacer algo repetitiva, pero francamente, es algo que ni lo notas dado el frenetismo de este juego, y si que deslumbran los sonidos FX. Ya es mucho de agradecer el doblaje al castellano del juego, que durante las misiones te ayuda a estar informado de todo lo que pasa a tu alrededor. Los sonidos de las trampas, la música a un ritmo rápido, y los efectos que nos irán sorprendiendo más a menudo de lo esperado harán que te pases las fases de este juego sin darte cuenta, cuándo en realidad son muy difíciles, ya que es un juego en dónde la acción se puede palpar desde la primera pantalla.

image-13997

JUGABILIDAD

Lo más probable es que la gente se crea que este tipo de juegos son repetitivos, y en parte te pasas la mayor parte del juego con la misma dinámica. Pero en Orcs Must Die! ¡la acción no acaba nunca! Tenemos tres niveles de dificultad, y ya en la primera pantalla nos daremos cuenta de que este juego no es “coser y cantar”, ya que la dificultad es endiablada desde el primer momento. Los controles son algo complejos, pero en un par de pantallas ya los tendremos de por mano y jugarás casi sin darte cuenta.

La dinámica del juego es más o menos la misma siempre, dispondremos de tiempo ilimitado para preparar la sala para nuestros verdosos invitados, y en cuanto lo tengamos todo visto para sentencia arranca la diversión! Tus trampas funcionan por si mismas, puedes interactuar con el entorno, dejando caer lámparas de araña, aceite hirviendo, etc. mientras no paras de disparar con tu ballesta y dar sablazos con tu alabarda, intentando que las hordas de orcos no lleguen al corazón de nuestra fortaleza (en este juego llamado “fisura”). Una vez pasada la primera horda, vendrán dos más en un intérvalo de pocos segundos y seguiremos repartiendo leña aguantando hasta el intermedio, donde podremos comprar más trampas y mejoras con el dinero que nos dará masacrar a los orcos.

image-13998

Lo bonito del juego es que, en cada pantalla que pases te darán mejoras, algunas muy sorprendentes, ya que lo más probable es que el jugador piense que sólo nos darán trampas nuevas, pero no, el juego nos sorprende con armas nuevas, mejoras para éstas, trampas muy curiosas, y la posibilidad de aumentar las armas y trampas como si estuviéramos en un juego de rol.

CONCLUSIÓN

Orcs Must Die! sin lugar a duda, es un juego divertido por encima de todo que destila acción por los cuatro costados, ideal para echar la típica partida rápida para “matar el rato”, rebosante de toques de humor, como por ejemplo el “bailoteo” que se marca el protagonista al finalizar cada fase, o los comentarios del viejo tutor (en paz descanse) entre los actos del juego.

Un juego altamente recomendable, ya que es pegadizo desde el primer instante en que te adaptas al control. Una pequeña obra que consigue que poco a poco, los tower defense se vuelvan a poner de moda, y evidentemente, un “must have” para los amantes de este género que además quieran desmarcarse y tener un título que aporta frescura y original a un género que dábamos ya por fallecido.

La nota negativa es que no dotaron este título de un modo multijugador, ni en red ni en local, una auténtica lástima, ya que nos hubiese dado aún más horas de diversión de las que ya nos promete!

 

image-13999

  [analisis imagen=”http://tecnoslave.com/wp-content/uploads/2012/03/OrcsMustDie-Logo-160×80.png” jugabilidad=”8″ historia=”6″ graficos=”9″ sonido=”7″]

Compártelo

Jordi Hinojosa

Cosecha del 85 y afincado en el corazón de la Cataluña profunda, todo un apasionado del mundo de los videojuegos desde los 3 años, aquí estoy para contar todo lo que sé y me gusta del mundo del videojuego, para un "gamer" desde el punto de vista de un "gamer".

5 comments

deja el tuyo

Post a new comment