Análisis Mount & Blade: Warband

Hoy os traemos la review de uno de los juegos más originales que hay para PC, Mount and Blade: Warband.

Warband es la segunda entrega (o más bien, la expansión por cuenta propia del primer título) de la saga Mount & Blade, conocida entre los PCeros por su originalidad en jugabilidad y las posibilidades que nos ofrece.

  • Plataforma: PC
  • Desarrollador: Tale Worlds
  • Distribuidor: Paradox Interactive
  • Fecha de lanzamiento: 10 de Marzo del 2010
  • Género: Acción, Sandbox
  • Precio: 19,99€

Mount and Blade se puede considerar casi un simulador de caballería, ya nuestra tarea en este juego será construir nuestro propio ejército desde la nada e ir ganando renombre y respeto entre los nobles de la nación con la que queramos asociarnos.

Photobucket
image-18807

Desde el principio del juego, se nos dará la opción de personalizar nuestro propio personaje, dándonos total libertad para customizar tanto su apariencia como sus habilidades; como combates con diferentes tipos de armas, para hacer que cada partida sea única.

Al comenzar el juego, estaremos a solas, con lo cual tendremos que concentrarnos en ir contratando a mercenarios para ir construyendo nuestra propia armada; para conseguir el dinero para esto, podremos aceptar encargos de varias personas, incluyendo gente de los pueblos o nobles de los castillos. Todas estas localizaciones se encontrarán en un mapa enorme por el que podremos viajar sin rumbo; pero habrá que tener cuidado, ya que el mundo estará lleno de bandidos y otros peligros, que no dudarán en asaltarnos si ven que nuestras fuerzas son inferiores a las suyas.

Pero Mount & Blade no se reduce a esto, detrás de la premisa de crear tu propio ejército y participar en grandes batallas se esconde un complicado sistema de facciones y vasallaje, así como la posibilidad de ir ascendiendo como noble a base de servir a nuestro señor e incluso casarnos para conseguir aumentar nuestra importancia.

El sistema de combate es bastante sencillo, tendremos distintos tipos de armas, de cuerpo a cuerpo y armas a distancia. Además de eso, podremos defendernos con escudos, que se irán deteriorando con el tiempo. A la hora de pelear, el combate puede parecer un poco tosco y lento, pero una vez le hayamos cogido el truco, se convertirá en uno de los puntos principales del juego.

Además de nuestras tropas genéricas, podremos reclutar a NPCs únicos, cada uno con su historia, con los que podremos interactuar. Si somos derrotados, además de perder nuestro ejército y posesiones, deberemos rescatar a dichos NPCs, buscando pistas sobre su paradero alrededor del mundo.

Photobucket
image-18808

Otro de los aspectos más importantes de la jugabilidad de este extenso título es la organización del dinero y víveres para nuestros hombres, ya que tendremos que pagar a nuestros mercenarios y alimentarlos para tenerlos contentos. Si nos descuidamos, nuestras tropas no estarán contentas y podrán abandonarnos. Además de eso, nuestros soldados irán subiendo niveles, y podremos ir convirtiéndolos en diferentes tipos de guerreros, haciendo que nuestro ejército sea muy variado y esté preparado para cualquier situación.

El apartado gráfico de Warband es uno de sus puntos más débiles, ya que es un juego que, además de tener sus años, fue hecho para correr en una amplia gama de equipos.  Su dirección artística tampoco es nada del otro mundo, se basa en enseñarnos el mundo del medievo de una forma bastante realista, lo cual hace que su modesto apartado gráfico quede todavía más en evidencia.

Lo bueno de esto es que, como tal, podremos disfrutar de este entretenido juego en ordenadores que no tengan unas especificaciones espectaculares.

Requisitos mínimos:

  • SO: Windows® XP
  • Procesador: Intel Pentium 4 a 2.0 GHz o AMD a 2.5 GHz
  • Memoria: 512 MB de RAM
  • Gráficos: Aceleradora 3D con 64 MB de RAM
  • Disco Duro: 100 MB de espacio libre

Requisitos recomendados:

  • SO: Windows XP o superior
  • Procesador: Intel Core Duo a 2.0 GHz o AMD Athlon 64 X2 3600+
  • Memoria: 1 GB de RAM
  • Gráficos: nVidia GeForce FX 5200, ATI Radeon 9600 o superior
  • Disco Duro: 100 MB de espacio libre

En cuanto a la trama, podremos escoger el pasado y procedencia de nuestro héroe cuando empecemos el título, e ir moldeando la evolución del mundo en el que juguemos progresivamente mientras nos vamos adentrando cada vez más en éste. Nos sorprenderán con disputas políticas entre reinos y grandes guerras; aunque los diálogos dentro del juego son bastante genéricos.

Photobucket
image-18809

La banda sonora del juego se convierte en uno de los elementos principales de la ambientación. Busca un enfoque no muy escandaloso ni impresionante, haciendo más bien de elemento casi decorativo.

En definitiva, Mount & Blade: Warband es un juego que se centra mucho en la complejidad de su jugabilidad para atraer jugadores; las personas que busquen un título con mucha profundidad en todos sus aspectos verán que Warband es exactamente lo que esperaban encontrar.

[analisis imagen=”http://tecnoslave.com/wp-content/uploads/2012/04/blade-300×99.jpg” jugabilidad=”8″ historia=”5″ graficos=”5″ sonido=”6″ ]

Compártelo

Iván Lerner

Iván Lerner

Madrid. 27 años de edad. Jugón desde los 5 años. Siempre me han interesado todas las plataformas, ya sean consolas de sobre mesa, ordenadores o portátiles. Sin preferencia alguna, me dedico siempre a intentar sacar el máximo provecho de todo videojuego que caiga en mis manos. Director de TecnoSlave.

1 comment

deja el tuyo
  1. denilson 11 noviembre, 2012 at 22:11 Responder

    soy aficionado a lo medieval y a lo antiguo cuando quieras una partida mmi nombre es denilson bueno me gustan todos los juegoa que tengan que ver con la atigua

Post a new comment