Análisis Escape Plan

Creado por la desarrolladora novel Fun Bits Interactive, y preparado para ser título de lanzamiento de Playstation Vita, Escape Plan se presenta como una de las apuestas para demostrar las posibilidades táctiles de la consola.

Y, haciendo uso de la pantalla y del panel trasero, consigue un buen resultado. Nos encontramos ante un buen juego de puzles donde tan solo haremos uso de las funciones táctiles de Vita para avanzar. Aunque no es esta su única característica destacable.

image-14962

Trama

Escape Plan cuenta con una trama muy sencilla: Lil y Laarg comienzan su aventura una vez que ya han sido capturados por el malo de turno, en este caso un tal Bakuki, cuyas intenciones son reciclar todo lo que captura para convertirlo en sus esbirros. Como bien dicen sus creadores el modo historia no empieza al principio de esta, pero sí tan cerca que no importa. Y es que en Escape Plan no necesitaremos de más argumento para avanzar a lo largo de sus 4 niveles: Primeramente la prisión de la que debemos escapar, para ir a parar a la fábrica, y a partir de ella huir por el basurero y terminar llegando al taller donde encontraremos una forma de huir.
A lo largo de este periplo nos encontraremos con trampas y esbirros de Bakuki que intentarán impedir que salgamos victoriosos.

image-14963

Y aunque esta trama es más que suficiente para disfrutar un juego que en el resto de apartados está muy cuidado, y hace que se gane un hueco destacable entre el elenco de juegos de PlayStation Store, es cierto que se echa en falta algo más de profundidad o hace que en principio esperes algo más de él. Debido a esto no terminamos de empatizar con Lil y Laarg, a quienes simplemente hacemos avanzar por las distintas habitaciones porque queremos resolver los puzzles pero no porque realmente sintamos la necesidad de salvarlos.
Lo mismo ocurre con Bakuki, es malo, sí; pero sus apariciones se limitan a gritar que deben atraparnos o a que no escaparemos, nos quedamos con ganas de conocer no ya su historia, sino que no tenemos ni un mínimo indicio de qué lo mueve a ser el malo de turno.

image-14964

El juego amenaza con continuar, quizá a modo de DLC o a modo de secuela, y debido a sus buenas ventas parece que así será, así que quizá conozcamos más sobre nuestros protagonistas para entonces. En conclusión, pese a que se echa en falta algo de trasfondo la ausencia de trama no nos hará disfrutar menos de Escape Plan, pero sí que hubiese sido un buen complemento extra.

Gráficos

El apartado gráfico de Escape Plan es, junto a su jugabilidad, una de las cosas que más lo caracterizan. Y es que junto a la jugabilidad fue su estética la que llamó la atención de muchos cuando se presentó su trailer en la gamescom, y el juego no decepciona: Lo que vimos es lo que hemos obtenido. Un juego que sin poseer ni una pizca de color más que el de la escala de grises nos da la sensación de estar cuidado hasta el más mínimo detalle. Todo tiene la tonalidad que tiene que tener para que en un primer vistazo sepamos donde están nuestros personajes, los enemigos, y con que objetos podemos interactuar en el escenario.

image-14965

Ciertamente los escenarios pecan de sencillez, y no abusan de florituras o están sobrecargados de decorado, pero esto también forma parte de su encanto. Nos hace centrarnos más en el concepto de la entrada, el puzle en sí y la salida hacía la siguiente habitación.

Otro punto a favor de esta sencillez estética que hace que esta sea aún más elegante si cabe es el hecho de que el juego no cuente con interfaz gráfica mientras manejamos a nuestros protagonistas, lo que ayuda a tener un escenario aún más limpio y de fotografía.
El único dato que tendremos disponible será el número de veces que nuestro personaje haya muerto, y este se encontrará tatuado en el pecho de nuestro protagonista, demostrando que a veces no necesitamos de datos en pantalla para que un juego de estas características sea completamente funcional.

image-14966

Jugabilidad

La jugabilidad es el punto fuerte de Escape Plan, y es que su divertido planteamiento intenta darle una vuelta de tuerca al clásico juego de puzle de habitaciones. Durante todo el juego nos encontraremos con una dinámica muy simple, pasar de una habitación a otra utilizando los pocos elementos que tengamos; a veces estos nos resultará muy sencillo y otras no tanto.

No siempre tendremos a Lil y a Laarg en la misma habitación,  aunque cuando esto ocurra tendremos que hacer uso de ambos para que su colaboración los lleve a buen puerto, lo que algunas veces requiere cierta coordinación. Dependiendo de a quién manejemos, nuestras opciones a realizar en una habitación serán unas u otras, inflar a Lil como un globo o llevar a Laarg en una burbuja y orientarlos con el acelerometro, hacerle beber café y hacer que corra pinchándole por ambos extremos de la consola para que corra o romper tablones con Laarg deslizando el nombre hacía la dirección en que queramos enviarle.

Al control de nuestros protagonistas habremos de añadirle entretener a los enemigos golpeando las paredes desde atrás, empujar plataformas, activar ventiladores, guiar ovejas que encontraremos durante algunas fases para que actuen en nuestra ventaja o activar botones entre otras cosas.

Si algo se echa en falta en Escape Plan es una mayor variedad de enemigos que nos propongan otro tipo de retos, ya que solo encontraremos un tipo de esbirros; y los puzles, aunque diferentes entre zonas, siempre suelen seguir el mismo patrón de usar ascensores, plataformas o ventiladores, o bien volar en el globo o la burbuja para llegar al otro lado. Y si bien esto no supone ningún mal a su divertida jugabilidad, sí que deja margen a mejora para futuras secuelas o expansiones del juego.

image-14967

Un punto importante en la jugabilidad de Escape Plan es que es un juego para todo tipo de públicos, desde aquel que solo quiere avanzar hasta terminar el juego sin importarle puntuaciones o secretos, hasta el gamer más exigente que quiere batir su marca hasta el límite. Y es que Escape Plan es un juego muy fácil de jugar, no es complicado descubrir como seguir avanzando y en la mayoría de los casos solo requerirá un par de intentos el conseguirlo. Entonces, ¿dónde está el reto del juego para los que quieran más del título? En conseguir la puntuación perfecta de tres estrellas, una tarea nada fácil y que nos llevará a estudiar el escenario para medir nuestra velocidad y número de movimientos, ya que serán el factor clave para obtenerlas.
Debido a la sensibilidad del panel trasero a veces tendremos que hacer uso de habilidades casi quirúrgicas, ya que el número de movimientos a realizar para conseguir la puntuación máxima estará muy limitado.
Además de esto, también contaremos con 30 pegatinas escondidas por todo el escenario, algunas más escondidas que otras y que nos obligarán a estar atentos, si es nuestra intención hacernos con todas.

Como veis, han pensando en todo tipo de jugadores, y es que no solo el juego no resulta complicado casi en su totalidad, sino que además tenemos la opción de saltarnos alguna fase si nos parece excesivamente complicada. Algo que a muchos les parecerá un insulto al propio espíritu del juego y de la superación, pero que está ahí para que los menos habilidosos o pacientes puedan seguir disfrutando del juego sin ser castigados por ello. Además saltarnos niveles no nos supone ningún problema ya que en cualquier momento podremos elegir la pantalla que queremos jugar.

image-14968

Aún para los más exigentes el juego cuenta con un modo desafío, en el que nos retan a morir menos de 20 veces durante la partida, casi nada, ¿eh? Siendo este el trofeo equivalente al oro. Además está planeado que el juego reciba otro tipo de desafíos con el tiempo. Lo que convierte a Escape Plan junto a todo lo citado arriba en un juego muy rejugable.

Sonido

En Escape Plan el sonido es algo que no decepciona y es que, para empezar, su banda sonora es muy buena, casi todo el tiempo estaremos acompañados de de música clásica, jazz o sinfónica que encaja perfectamente con la estética del juego; aunque no será el único estilo musical que escuchemos en él. Y los créditos nos agarrarán hasta el final una vez comencemos a escuchar el clásico “Lean on me” (lo cual está muy bien porque el juego cuenta con final extra tras éstos).
Si es de los efectos sonoros de los que hablamos, estos no abundan demasiado pero están muy bien conseguidos; desde los gritos de Lil, Laarg y los enemigos, que son especialmente únicos, hasta el sonido de las aspas de los ventiladores que variara en función de la velocidad a la que lo movamos, o el sonido metálico  de las plataformas o el de las paredes. Según donde toquemos no siempre todo sonará de la misma forma.
Esto hace del apartado sonoro de algo muy cuidado y limpio, que será el punto perfecto para sumergirnos en el mundo de Escape Plan.

Escape Plan se encuentra en formato digital en Playstation Store, actualmente al precio de 12,99€, un precio nada despreciable para el entretenimiento, la rejugabilidad, y las horas de juego que ofrece.

[analisis imagen=”http://tecnoslave.com/wp-content/uploads/2012/03/Escape-Plan-Logo-160×80.jpg” jugabilidad=”9.25″ historia=”5.5″ graficos=”7.5″ sonido=”9″]

Compártelo

Carmen Bellido

Inquieta por naturaleza, tener múltiples aficiones es un efecto natural de ello. El día en que toqué un ordenador con Prince of Persia en blanco y negro fue el comienzo de todo. El reto de saber hasta donde puedo llegar haciendo lo que me gusta me llevó a TecnoSlave.

2 comments

deja el tuyo
  1. Khoury 20 marzo, 2012 at 12:40 Responder

    Si… yo también creo que la historia podría haber dado para más. Aun así, por sus gráficos, su sonido y el uso que hace de Ps Vita es un juego que me ha encantado y estoy desenado, más que un DLC, una buena continuación donde podamos conocer un poco más a Lil y Laarg, personajes que si me han encantado, sobre todo después de ver el final: grandioso.

Post a new comment